Las manos son una de las partes del cuerpo que más dicen de nosotros. Por eso, es importante cuidarlas y lucirlas bellas. Sin embargo, nunca es fácil elegir qué estilo o tipos de uñas van más con nosotros. Actualmente, existen varios tipos y técnicas de manicura que nos permiten mantener nuestras manos a punto para cualquier ocasión. A continuación, podrás conocer qué tipos existen y qué características u ocasiones son más indicadas para ellas. Además, recuerda que puedes encontrar nuestro Máster Experto en Decoración de uñas para convertirte en un gran profesional dentro del sector.

Tipos de uñas más usados:

Uñas acrílicas
Es una de las manicuras más populares actualmente. Su técnica se consigue a través de una mezcla de un líquido llamado monómero, con un polvo llamado polímero, que se aplica y moldea directamente en las uñas. Es una de las manicuras duraderas menos dañinas para las uñas, ya que no existe una unión entre la capa superior de estas y el producto.

Uñas de gel
Es uno de los tipos de uñas postizas más duraderos Para llevar a cabo este tipo de manicura, se aplica un gel especial sobre las uñas que garantiza una gran propagación sobre la uña. Acto seguido, las uñas se exponen a una luz UV o LED que convierte dicho producto en una capa superior a la de la uña natural.

Uñas postizas
Cuando se habla de uñas postizas hacemos referencia a una técnica que se implantó en los años 70 y se mantiene con el paso de los años. La única diferencia es que su calidad ha mejorado. Ahora puedes limar y cortar fácilmente este tipo de uñas para ajustarlas mejor a las tuyas y asi reducir su apariencia falsa. Su grosor también es algo más fino, aportando naturalidad a la manicura. Su material base es siempre el plástico.

Uñas esculpidas
Es la forma más duradera de llevar uñas artificiales. El único inconveniente es que deben cuidarse regularmente para conservar su naturalidad. Se realizan esculpiendo y alargando una lámina de metal que terminará teniendo la forma de la uña.

Uñas de porcelana
Las uñas de porcelana son muy parecidas a las acrílicas pero requieren de un cuidado constante cuidado ya que son más frágiles. La principal diferencia entre estos dos tipos de uñas postizas está en el hecho de que las de porcelana contienen fibras de cristal, lo que incrementa su precio.

Uñas de seda
Este método es ideal para reparar la propia uña y reforzarla de manera natural. Es una técnica muy usada en las puntas de las uñas para que se mantengan fuertes durante más tiempo sin que aparezcan grietas ni roturas.

Manicura semipermanente
Este tipo se puede aplicar directamente sobre la uña natural o sobre una uña. Se aplica en tres capas: una capa de esmalte que se seca con luz UV o LED durante unos segundos, una segunda capa que se vuelve a secar durante unos segundos más, y una capa top transparente al final, que se vuelve a secar. Para llevar a cabo la aplicación de los esmaltes hay que limar la uña natural de forma meticulosa para evitar quitar las capas principales que protegen nuestra uña.