Si hay algo que debemos tener en cuenta a la hora de maquillarnos, es que hay muchas bases de maquillaje diferentes y cada piel requiere una en concreto. Las características de la piel varían, de modo que la base debe adaptarse a estas características. El color de la piel, el tono, la cantidad de grasa, lunares, pecas, arrugas, acné… Teniendo en cuenta todos estos elementos, tenemos que escoger una base que no perjudique el aspecto de nuestra piel.

Fórmate con el Curso en Maquillaje Social.

¿Qué función tienen las bases de maquillaje?

La base de maquillaje es el producto que se utiliza en el rostro una vez aplicada la crema hidratante. Antes de aplicar la base, los hay que prefieren aplicar el corrector y el primer, que matifica los poros. La función de la base es minimizar o cubrir las imperfecciones, a la vez que unifica o iguala el tono del rostro. Tras la base, se aplican los polvos de maquillaje, para matificar y alisar la piel. Lo ideal es que su presencia apenas se perciba, aunque también dependerá de la cantidad de producto que apliquemos. Por otro lado, en su composición se suelen añadir sustancias hidratantes y protectoras para la piel.

Tipos de bases de maquillaje

Actualmente podemos acceder a una gran variedad de bases de maquillaje, todas ellas de marcas muy diversidad. Antes que nada, debemos conocer nuestra piel y saber escoger la base que mejor le sentará a nuestro rostro. Por ejemplo, primero podríamos tratar de descubrir si nuestra piel es grasa, mixta o seca. Sin embargo, en un mismo rostro puede haber zonas más grasas que otras, especialmente en la llamada zona T: nariz y frente.

Bases de maquillaje líquidas

Las bases líquidas suelen ser las más habituales, especialmente para uso diario. Son también las más fáciles de utilizar, y se pueden aplicar con esponja o con brocha. Dentro de esta gama de bases, las hay de diversos tipos en función de sus componentes. Por ejemplo, si tenemos la piel grasa se recomienda evitar bases de maquillaje de base aceite, ya que favorecerá que la piel genere más grasa y tenga un aspecto brillante y artificial. Las bases líquidas suelen secar un poco la piel. Si tienes la piel mixta o seca es muy importante que apliques crema hidratante antes de la base. Si tienes la piel muy seca, un maquillaje de base aceitoso te iría genial.

Bases en crema

Las bases de maquillaje cremosas no suelen ser tan comunes, aunque se ofertan en la gran mayoría de tiendas de maquillaje. Dentro de este grupo tenemos las bases tipo crema y las bases tipo mousse, ambas formadas por una emulsión de agua en aceite. Por esta razón, no son adecuadas para pieles grasas o mixtas.

Las bases en crema resultan más adecuadas para pieles maduras o maquillajes de noche; mientras que las bases tipo mousse están orientadas a pieles jóvenes y con pocas imperfecciones.

Bases en polvo

Existen diversas variantes de las bases en polvo. Las bases de maquillaje en polvo comprimido, por ejemplo, vienen acompañadas de una esponja para aplicarla. Las diferencias entre esta gama están relacionadas con la cobertura o el efecto final. Las bases de polvo mineral, por otro lado, es mejor aplicarlas con una brocha, y son más adecuadas para pieles grasas.

Bases de maquillaje en barra

Las bases de maquillaje en barra son complicadas de encontrar y hay pocos fabricantes que dispongan de una base en barra de buena calidad. Están dirigidas a cualquier tipo de piel en general, y se puede aplicar con los dedos, con una brocha o con una esponja. Su textura es suave y ofrece una buena cobertura. Además, su formato es pequeño y muy manejable.

Bases BB Cream

Las bases de maquillaje BB Cream son un tipo de base que permite cubrir imperfecciones y unificar el tono de la piel del rostro. Más que aportar color al rostro, su función principal es hidratar la piel y protegerla. La mayoría de BB Cream cuentan con factor de protección solar.