En estos momentos, en que tenemos que quedarnos en casa, muchas personas «aprovechan» para descuidar su higiene. Este hecho no solo es perjudicial para la salud de nuestra piel o de nuestra salud; además, también puede tener consecuencias negativas para nuestras emociones. Deberíamos dedicar una parte de nuestro día a día al autocuidado y a la salud personal.

Por esta razón, os hemos preparado una rutina de higiene y belleza para sentiros radiantes todo el día. Además, también ayudará a que creéis un hábito saludable y mantengáis los cuidados estéticos correctos para vuestra piel, vuestro cabello y vuestra salud.

¿Quieres aprender más sobre el cuidado de la piel y de la salud? No te pierdas el Máster en Higiene e Hidratación Facial y Corporal.

Rutina de autocuidado e higiene personal

La higiene personal

En una rutina de autocuidado, el primer paso es mantener una buena higiene personal. Así que, cuando te despiertes, lo primero que tienes que hacer es darte una buena ducha para refrescarte por la mañana. Sin embargo, si eres de las personas que prefieren una ducha relajante por la noche, simplemente lávate bien la cara. Puedes probar a utilizar un gel exfoliante para la cara dos veces por semana. Te ayudará a eliminar impurezas del rostro y te quedará la piel mucho más fina.

Respecto a la higiene dental, es muy importante que sigas cumpliendo con los dos o tres cepillados de dientes al día, especialmente después de las principales comidas o si picoteas algo con azúcar. Ten cuidado con el café, el té y el tabaco, ya que ensucian el esmalte de los dientes.

El cuidado del cabello

Aunque no vayamos a salir de casa, es importante que sigamos manteniendo una higiene adecuada de nuestro cabello. No es necesario que lo laves cada día, pero sí que mantengas una rutina de hidratación y cuidado. ¡Allá van algunos consejos!

  • Cepíllate el pelo varias veces al día con un cepillo de púas anchas, y empezando por las puntas. Si desenredas el cabello empezando por abajo, evitarás que se rompa con mayor facilidad.
  • Procura que los productos que usas para el cabello tengan componentes de origen natural y/o componentes químicos que no sean agresivos para el cuero cabelludo.
  • Utiliza aceites hidratantes de medios a puntas. Prueba a hacerte una mascarilla de aceite de coco. Envuelve el pelo en una toalla o en papel film y déjalo reposar una hora. Después, aclara el pelo. También puedes aplicar la mascarilla por la noche, antes de ir a dormir, y aclararla por la mañana.
  • Procura que el último aclarado del cabello sea con agua fría. Te aportará brillo y fuerza al pelo y ayudarás a que la mascarilla o el acondicionador se selle en el cabello. .

Hidratación de la piel

A nuestra piel le encanta estar hidratada, así que no te olvides de hacerlo diariamente. Además de comer alimentos ricos en todo tipo de nutrientes y vitaminas, así como beber mucha agua; es importante que hidratemos las zonas más secas con una crema hidratante acorde a nuestra piel.

Los mejores hidratantes, así como los más naturales, son el aloe vera, el aceite de argán, el aceite de coco o el aceite de almendra, entre otros. Puedes hidratar tu piel por la mañana y por la noche, haciendo masajes circulares hasta que la crema o el aceite se haya absorbido bien.

¡Autocuidado significa mimarse!

Aprovecha la rutina de autocuidado para mimarte mucho. Utiliza aceites perfumados, lociones que te gustan o exfoliantes exóticos; límate las uñas y pinta cada una de un color; aféitate la barba, recórtate el flequillo, prueba suerte con un nuevo peinado o un nuevo tinte. Cuídate mucho y disfruta de cuidarte. Muy pocas veces tenemos tiempo para nosotros mismos y para mimar nuestra salud y nuestra belleza. Saca el máximo partido a tu día a día y encuentra media horita al día para dedicarte únicamente a ti.