En la actualidad existen varios métodos para depilar el vello corporal. Algunos de ellos, como la cuchilla o la crema de depilar, son rápidos y cómodos pero poco duraderos y, además, el vello sale fortalecido. La cera también es efectiva, pero requiere más tiempo y ser constante, al igual que la maquinilla. Por ello, la fotodepilación es una de las opciones mejor valoradas. Hoy explicaremos en qué consiste este tratamiento y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

Si te interesa el campo de la estética y la depilación, echa un vistazo al Máster en Depilación Láser y Fotodepilación.

¿Qué es la fotodepilación?

La fotodepilación es un método de depilación basado en la aplicación de luz pulsada, y tiene por objetivo la eliminación del vello de forma definitiva (aunque a veces requiere un «repaso» cada equis años). Muchos se preguntarán, «¿cuál es la diferencia entre la depilación láser y la fotodepilación

La depilación láser utiliza una luz monocromática y unidireccional; mientras que la fotodepilación emplea la luz pulsada o IPL, que es policromática y polidireccional, lo que la convierte en más adaptable a los distintos tipos de vello corporal. El láser tiene mayor capacidad para concentrar la melanina, a diferencia de la fotodepilación. Por ello, con este último método puede resultar más complicada la eliminación del vello fino o rubio. Para que la fotodepilación sea efectiva, el vello debe tener melanina y debe ser más oscuro que la piel. Por ende, el pelo que mejor responde a este tratamiento es el negro, seguido por el castaño.

El número de sesiones necesarias de tratamiento para que el vello desaparezca de forma permanente depende de muchos factores, especialmente de la zona que se va a depilar, los trastornos hormonales que puedan haber, el color de la piel, el grosor y el color del vello, la densidad folicular, el sexo y la edad. Las zonas donde mejor responde dicho método es la zona del bikini, las axilas y las piernas. Las sesiones necesarias en piernas y axilas suelen ser, habitualmente, máximo seis; aunque, como hemos dicho, todo depende de diversos factores.

Ventajas de la fotodepilación

  • Los resultados obtenidos son duraderos y prácticamente definitivos. En según qué ocasión se requiere hacer un repaso cada determinado.
  • Las sesiones tienen una duración relativamente corta.
  • Es un tratamiento menos doloroso que la cera o la maquinilla eléctrica.
  • Las pieles bronceadas también pueden acceder a este tratamiento. Además, no genera pigmentación en la piel.
  • Es un método efectivo para pieles claras con vellos oscuros. De todos modos, en la actualidad se puede tratar cualquier tipo de vello.
  • Se puede aplicar en muchas zonas del cuerpo.
  • A largo plazo es una opción mucho más económica y cómoda.

Contraindicaciones

  • Puede haber el riesgo de sufrir pequeñas lesiones en la piel. Sin embargo, no hay de qué preocuparse, ya que desaparecen a los pocos días.
  • Dado que es un tratamiento un tanto invasivo, es necesario aumentar el cuidado de la piel tras cada sesión. Evitar la exposición al sol e hidratar bien la piel con una buena crema evitará posibles daños.
  • Dado que es un tratamiento prácticamente permanente, también es más costoso. A la larga, sin embargo, resulta más rentable.
  • La fotodepilación no se puede aplicar encima de pecas, quemaduras o tatuajes, y similares.
  • Si tu piel presenta afecciones como acné severo o varices, no se recomienda este tratamiento.
  • En caso de embarazo, no se recomienda este tratamiento.

Como cualquier tratamiento estético, este tiene sus pros y sus contras. Antes de optar por un método u otro, valora tus necesidades y consúltalo con profesionales del sector.