Son muchos los factores que pueden provocar que nuestro cabello se debilite y se vuelva quebradizo, especialmente en esta época. Sin embargo, existen muchos tratamientos para fortalecer el pelo, algunos de ellos naturales y otros que puedes adquirir comprándolos según tus necesidades. De todas formas, no hay nada mejor que utilizar remedios naturales y corregir nuestros hábitos para tener un cabello fuerte que desprenda vitalidad.

Si quieres aprender más sobre cuidado del cabello, echa un vistazo a nuestro Máster Experto en Tratamientos Capilares Estéticos.

¿Qué podemos hacer para fortalecer el pelo?

El lavado y el cepillado

Cuando el pelo está mojado está más débil que nunca. Y si, además, la temperatura es elevada, podemos dañar aún más las fibras capilares. Es muy importante exfoliar el cabello antes del lavado. Te recomendamos que te peines varias veces al día y, antes de la ducha, peines el cabello mechón a mechón para desenredarlo. Nunca dentro de la ducha, ni siquiera después de haber aplicado el champú y la mascarilla. Una vez lavado, sécalo suavemente con una toalla. Lo ideal es peinar el cabello desde las puntas hacia arriba, de modo que se desenrede poco a poco.

La temperatura del agua al lavarlo no debe ser elevada. Lo ideal es que esté entre 28º y 35º grados, similar a la temperatura corporal. Por otro lado, hacer el último aclarado con agua fría es muy beneficioso para el pelo. Esto se debe a que el calor abre la cutícula y permite que los productos que aplicamos penetren mejor. Si enjuagamos el pelo con la misma temperatura, la cutícula no cerrará y, si lo secamos con secador, perderemos toda la hidratación. En cambio, al aplicar agua fría la cutícula se sellará.

La alimentación

La importancia de la alimentación para cuidar nuestra salud física ha sido recalcada numerosas veces. Una buena alimentación, además, mantiene nuestra piel más joven y reluciente. Del mismo modo sucede con el cabello. Para fortalecer nuestro pelo tenemos que seguir una dieta equilibrada y variada, que incluya aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales. Algunos de los alimentos que puedes incluir en tu dieta son los siguientes:

  • Nueces. Favorecen la circulación sanguínea y los nutrientes llegan con mayor facilidad a los folículos pilosos.
  • Hortalizas y verduras de hoja verde. Contienen hierro y vitaminas del grupo B, ayudando a frenar la caída del pelo desde el interior.
  • Zanahorias. ¿Alguna vez has escuchado que son buenas para la vista?. Pues también lo son para el pelo, ya que son ricas en betacaroteno y vitamina A.
  • Si comes alimentos de origen animal, añade pescado azul a tu dieta. Tiene un alto contenido en Omega-3 que aportará brillo y suavidad a tu cabello.

Malos hábitos de vida

El tabaco es perjudicial en todos los sentidos. Afecta directamente a la caída del cabello y a la falta de densidad, la pérdida de vitalidad, mayor sequedad y fragilidad de la fibra capilar. Dejar de fumar es el mejor consejo que podemos darte. Ganarás en salud en todos los sentidos. Para proteger el pelo del humo y otros factores externos, puedes utilizar un acondicionador que proteja de la polución, la contaminación y las radiaciones UV.

Mascarilla natural para fortalecer el pelo

Seguramente hayas oído hablar de las propiedades del aceite de oliva, el huevo y el aguacate para hidratar y fortalecer el cabello. Es tan sencillo como mezclar los siguientes ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea:

  • 2 yemas de huevo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Medio aguacate.

Reparte de medios a puntas y deja actuar durante 30 minutos. Seguidamente, lava el pelo como lo harías normalmente y aplica un acondicionador para desenredar y aportar un poco más de hidratación. Aplica esta mascarilla una vez por semana. El aceite de oliva también se puede sustituir por aceite de coco.