Cuidar nuestra propia imagen personal conlleva beneficios más allá de lo meramente estético. Cuando tenemos un mal día solemos ir desarreglados, como quien baja a por el pan un domingo lluvioso. Sin embargo, cuando estamos contentos nos encanta vestirnos acorde a nuestro estado de ánimo. Nos lavamos el pelo y lo peinamos a consciencia, nos vestimos con nuestro mejor outfit y paseamos por la calle como en un videoclip. Y todo esto, gracias a tener una buena imagen personal.

Fórmate con nuestro Máster Experto en Asesoría Integral de la Imagen Personal.

¿Qué es la imagen personal?

Según profesionales de la psicología social, cuando nos encontramos con una persona, se produce un período de unos cinco minutos donde se forman y refuerzan las primeras impresiones. La imagen personal es nuestra carta de presentación y transmite información acerca de nuestra forma de expresarnos, nuestra actitud, nuestras habilidades sociales y nuestro estilismo. Un aspecto clave para definir nuestra imagen personal es conocernos a nosotros o nosotras mismas y aceptarnos tal  y como somos. De esta forma, lograremos transmitir naturalidad y seguridad.

En este sentido, la imagen personal constituye uno de los elementos de comunicación no verbal con la que nos expresamos y nos relacionamos con el entorno y otras personas. No nos referimos únicamente a la vestimenta, sino también a la postura corporal, los movimientos, la mirada o el tono de voz, entre otros aspectos. Sin pronunciar palabra, los demás pueden hacerse una idea (a veces errónea) sobre nuestra personalidad.

Beneficios de cuidar nuestra imagen personal

Mayor confianza y seguridad

Cuando nos sentimos bien con nosotros/as mismos/as, se traduce en una mayor confianza y seguridad. ¡Ni siquiera es necesario explicar por qué son todo ventajas! Cuanto más confiamos en nuestras posibilidades, mejor cumplimos con nuestros objetivos. Reforzar nuestra autoestima es un paso gigante para conseguir el bienestar emocional que tanto ansiamos. Aunque suene superficial, sentirnos guapos y guapas se traduce en un aumento de la autoestima.

Relaciones personales

Es indiscutible: cuanto mejor nos sentimos con nuestra imagen personal, mejor relación tenemos con los demás. Esto sucede porque no nos sentimos inferiores a nadie. ¡Al contrario! Nuestra seguridad y confianza nos permite hablar sin tapujos y mostrarnos tal y como somos ante cualquier persona.

Relaciones profesionales

Acudir a una entrevista de trabajo o a una reunión con una imagen cuidada es muy importante. No significa que tengas que fingir ser alguien que no eres, ni mucho menos rodearte de personas superficiales. Simplemente, procura que tu imagen sea limpia y acorde con tu estilo. En la actualidad, cada vez hay más empresas que ya no consideran la apariencia un aspecto fundamental. Sin embargo, si trabajas de cara al público puedes encontrar cláusulas respecto a la imagen personal.

Define tu estilo personal

Nuestra imagen personal es una presentación de nosotros y nosotras mismas. La imagen que proyectas de ti también da algunas ideas respecto a quién eres y cómo eres. Conocer el estilo que mejor se adapta a ti y saber potenciarlo te permitirá presentarte sin palabras. El juego de piezas textiles, colores, texturas y productos cosméticos, entre otros, es lo que definirá tu estilo.