Incluso habiendo pasado la adolescencia nos seguimos preguntando cómo eliminar el acné. Parece que esos pequeños monstruos llamados granos y espinillas nunca quieren dejarnos en paz. Lo más importante es que sepáis que una buena limpieza diaria es la clave para mantener la piel libre de toxinas e impurezas. Pero si no es suficiente con el agua micelar, el jabón, el exfoliante y mil productos más, te presentamos algunos remedios caseros y naturales que te ayudarán a acabar con el acné. Echa un vistazo al Máster en Higiene e Hidratación Facial y Corporal y descubre las mejores técnicas para mantener la piel sana e hidratada en todo momento.

¿Qué es el acné?

El acné es una enfermedad caracterizada por la aparición de pequeñas lesiones en la piel. Esto sucede como consecuencia de la foliculitis, la inflamación e infección de los poros foliculares. Estas lesiones son lo que conocemos por granos, espinillas o parches rojos e inflamados. El acné suele aparecer durante la adolescencia, y surge debido a la interacción entre hormonas, sebo y bacterias de la piel y el cabello. Durante la pubertad, la actividad de las glándulas sebáceas aumenta, y el sebo de la piel se acumula en los poros, taponándolos e impidiendo que estos transpiren. Para saber cómo eliminar el acné, debemos tener en cuenta algo más que nuestra hormonación natural: la alimentación, los hábitos de vida y el cuidado de la piel son los factores que más influyen en la formación de imperfecciones.

Remedios naturales para eliminar el acné

Como hemos comentado anteriormente, uno de los aspectos más importantes es la higiene de la piel. Por ello, se recomienda limpiar la cara al menos dos veces al día con un jabón adecuado para el pH de nuestra piel. Una vez finalizada nuestra rutina de limpieza facial, aplica jugo de limón natural en las zonas afectadas durante unos diez minutos. Seguidamente, enjuágate bien la cara con agua fría. Si no quieres utilizar limón, otra de las opciones es realizar el mismo procedimiento con vinagre de manzana. Mezcla a partes iguales agua y vinagre y, con un algodón, aplícalo sobre la piel.

Otro de los aspectos que juega un papel importantísimo en la salud de nuestra piel es la alimentación. Para ayudar a eliminar el acné, debes evitar alimentos ricos en grasas saturadas y con mucho azúcar. Esto se debe a que los alimentos con alto índice glucémico son una de las causas de la aparición de acné. Trata de evitar el chocolate con azúcar, la bollería, la miel o siropes y la pasta o el pan fabricados con harinas blancas y refinadas.

Hay varias infusiones que pueden ayudar a calmar nuestra piel y reducir la rojez y la aparición de imperfecciones. El té verde, por ejemplo, tiene compuestos antioxidantes que pueden ayudar a eliminar el acné. Prepara una taza de té verde, deja que se enfríe y aplica la infusión sobre las áreas afectadas. También puedes sustituirlo por la equinácea, pues se ha utilizado tradicionalmente para acelerar la curación de heridas y por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. La manzanilla es otra gran opción, la que actuará reduciendo la inflamación.

Utiliza aloe vera para hidratar la piel. Tiene propiedades regenerativas que ayudan a que las cicatrices sean menos visibles; además, también promueve la curación de heridas y combate las infecciones.

Por último y no menos importante… ¡no los toques! Si no dejas de tocarlos, intentar explotarlos y demás, lo único que conseguirás es ensuciar más la piel e inflamar más las imperfecciones. No seas impaciente: el acné puede tardar de dos a tres meses en reducirse, y solo lo conseguirás si cuidas bien tu piel y sigues el tratamiento adecuado.